Sois el cuerpo de Cristo: 1 Corintios 8–13

Imagen of temple square, via Daily Herald.

Las instrucciones de Pablo a los santos en Corinto cubrieron una variedad de temas. Estas incluían enseñanzas sobre la naturaleza de los dones espirituales y el cuerpo de Cristo, es decir, el cuerpo colectivo de los miembros de la Iglesia de Jesucristo. 1 Corintios 12 contiene las enseñanzas de Pablo sobre estos dos conceptos conectados. "Y acerca de los dones espirituales", Pablo comenzó en este capítulo, "no quiero, hermanos, que seáis ignorantes. . . . hay diversidad de dones, pero el Espíritu es el mismo" (vv. 1, 4). Pablo explicó que aunque los seguidores individuales de Cristo podrían ser bendecidos con dones espirituales específicos, estos dones en última instancia provienen de "el [mismo] Señor" y es " Dios, que hace todas las cosas en todos, es el mismo" (vv. 5–6).

Los dones que Pablo enumeró específicamente como una "manifestación del Espíritu" son (vv. 7–10):

* "palabra de sabiduría"

* "palabra de conocimiento"

* "fe"

* "sanidades"

* "hacer milagros"

* "profecía"

* "discernimiento de espíritus"

* "diversos géneros de lenguas"

* "interpretación de lenguas"

Esta lista es paralela y ampliada en Doctrina y Convenios 46:8–26 y Moroni 10:8–17, indicando que el reconocimiento y ejercicio adecuados de los dones espirituales es crucial en la Iglesia restaurada de Jesucristo. De hecho, el libro de las Escrituras de la Restauración,  el Libro de Mormón, ayuda mucho a los seguidores de Jesucristo hoy a comprender los dones espirituales.

Pero, ¿cuáles son las implicaciones de tantos dones espirituales que operan entre los miembros de la Iglesia? ¿Existe el riesgo de que surja el elitismo espiritual entre los santos que pueden asumir erróneamente algún sentido de derecho u orgullo por ser dotados de manera diferente? Pablo abordó esta preocupación en el resto del capítulo 12 presentando una metáfora extendida de componentes o partes del cuerpo humano que se unen para trabajar como un todo:

Porque así como el cuerpo es uno, y tiene muchos miembros, pero todos los miembros del cuerpo, siendo muchos, son un solo cuerpo, así también Cristo. Porque por un solo Espíritu fuimos todos bautizados en un cuerpo, ya judíos o griegos, ya esclavos o libres; y a todos se nos dio a beber de un mismo Espíritu. Pues tampoco el cuerpo es un solo miembro, sino muchos. Si dijere el pie: Porque no soy mano, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo? Y si dijere la oreja: Porque no soy ojo, no soy del cuerpo, ¿por eso no será del cuerpo? Si todo el cuerpo fuese ojo, ¿dónde estaría el oído? Si todo fuese oído, ¿dónde estaría el olfato? Pero ahora Dios ha colocado los miembros, cada uno de ellos, en el cuerpo, como él quiso. Porque si todos fueran un solo miembro, ¿dónde estaría el cuerpo? Pero ahora hay muchos miembros, aunque uno solo es el cuerpo. Ni el ojo puede decir a la mano: No te necesito; ni tampoco la cabeza a los pies: No tengo necesidad de vosotros. Antes bien, los miembros del cuerpo que parecen más débiles, son los más necesarios; y a aquellos miembros del cuerpo que estimamos ser menos honrosos, a estos vestimos más honrosamente; y los que en nosotros son menos decorosos, se tratan con más decoro. Porque los que en nosotros son más decorosos, no lo necesitan; pero Dios así formó el cuerpo, dando más abundante honor al que le faltaba; para que no haya división en el cuerpo, sino que todos los miembros se preocupen por igual los unos por los otros. De manera que, si un miembro padece, todos los miembros padecen con él; y si un miembro recibe honra, todos los miembros con él se gozan (1 Corintios 12:12–26).

Así, Pablo concluyó: "vosotros sois el cuerpo de Cristo, e individualmente sois miembros de él" (v. 27).

Luego, Pablo hizo la transición a una discusión sobre caridad o amor (del griego: agapē), conectando esta enseñanza crucial con su discurso sobre los dones espirituales. Al hacer referencia a algunos de los mismos dones espirituales que acababa de discutir, Pablo instruyó:

Si yo hablase lenguas humanas y angélicas, y no tengo caridad, vengo a ser como metal que resuena o címbalo que retiñe. Y si tuviese profecía, y entendiese todos los misterios y todo conocimiento, y si tuviese toda la fe, de tal manera que trasladase los montes, y no tengo caridad, nada soy (1 Corintios 13:1–2).

Eso podría ser, pero ¿cómo es esta caridad?, Pablo comentó:

La caridad es sufrida, es benigna; la caridad no tiene envidia, la caridad no se jacta, no se envanece; no se comporta indebidamente, no busca lo suyo, no se irrita, no piensa el mal; no se regocija en la maldad, sino que se regocija en la verdad; todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. La caridad nunca deja de ser (1 Corintios 12:4–8).

De nueva cuenta, el Libro de Mormón proporciona una sabiduría importante sobre lo que realmente significa tener caridad. Nos recuerda que:

Una vez que comenzamos a amar a los demás con el amor de Dios, el amor con el cual hemos permitido a Dios que nos llene, podemos "lle[gar] a ser hijos de Dios; para que cuando él aparezca, seamos semejantes a él, porque lo veremos tal como es" (Moroni 7:48).

Cuando estamos llenos del amor de Dios y lo compartimos con otros, nos volvemos como Dios, que también busca compartir Su amor con la humanidad. Esto significa que el mandamiento de tener caridad es un mandato para demostrar amor a la humanidad con una firmeza y un poder que solo pueden venir por medios divinos.

Todos los miembros de la Iglesia son necesarios al igual que todas las partes del cuerpo humano. Del mismo modo, todos los dones espirituales son necesarios, trabajando juntos en una simbiosis fluida para avanzar la obra de Dios en todo el mundo. "Traducir" la metáfora de Pablo al contexto de los últimos días sería una locura: que la maestra de la Escuela Dominical de Jóvenes Adultos, de 28 años, le dijera a la presidenta de la Sociedad de Socorro de 55 años que no la necesita, o que sus dones espirituales son más valiosos que los de ella. También sería una locura que la mismo presidenta de la Sociedad de Socorro le dijera al diácono de 12 años, que reparte los sacramentos por primera vez, que su asignación es más importante que el suyo debido a su experiencia o acceso al Obispo.

Todos los miembros del cuerpo de Cristo deben edificarse mutuamente y emplear sus respectivos dones espirituales para la construcción del Reino de Dios, no para la satisfacción de los egos individuales. La única forma en que esto se puede hacer es fomentando la caridad en nuestros corazones y unificándonos en Cristo.

Buscar post destacados