¿Por qué Jacob destacó la función de Nefi como protector?

Marzo 16, 2020
"Jacob" por Normandy Poulter y BYU Virtual Scriptures Group
KnoWhy #553
"Jacob" por Normandy Poulter y BYU Virtual Scriptures Group
"Y como el pueblo amaba a Nefi en extremo, porque había sido para ellos un gran protector, pues había empuñado la espada de Labán en su defensa, y había trabajado toda su vida por su bienestar"
Jacob 1:10

El Conocimiento

Cuando Jacob elogió a su hermano mayor Nefi, y comentó sobre el final de su reinado, Jacob señaló que el pueblo "amaba a Nefi" porque "había sido para ellos un gran protector" (Jacob 1:10). Al principio, cuando comenzó el reinado de Nefi, Jacob mencionó que el pueblo lo miraba como "rey o protector... de quien dependéis para que os dé seguridad" (2 Nefi 6:2). Por lo que para Jacob, una de las características que definían a Nefi, como su hermano mayor y su rey, era como un protector.

Bajo este argumento, es interesante señalar que el nombre hebreo de Jacob (yaʿăqōb) literalmente significa "Que él (Dios/el Señor) proteja".1 Jacob era el primer hijo de Lehi y Saríah que había "nacido en los días de [su] tribulación en el desierto" (2 Nefi 2:1). Era un tiempo en el que constantemente dependían de la ayuda del Señor para su protección y preservación. Antes de que Jacob naciera, Saríah ya había temido por la pérdida de sus cuatro hijos a manos de Labán y se convenció de que el Señor había "protegido a [sus] hijos" cuando habían regresado (1 Nefi 5:8). Fue en esas circunstancias que ella había nombrado a su siguiente hijo Jacob, invocando así la misma protección divina sobre él de la que sus otros hijos habían disfrutado.1

Como Matthew L. Bowen, un erudito de lengua y literatura semítica explicó:

El nombre de Jacob habría constituido una clase de súplica por la preservación de la familia a través de su viaje en el desierto y más allá, expresando la esperanza adicional de "protección" por su hijo especial que era su "primer hijo nacido... en el desierto" (2 Nefi 2:1–2,11), nacido lejos de su tierra natal. 3

Cuando Lehi bendijo a Jacob, notó que en su infancia había "padecido aflicciones y mucho pesar... a causa de la rudeza de [sus] hermanos" (2 Nefi 2:1). Probablemente Lehi se estaba refiriendo, al menos en parte, cuando viajando por los océanos los pequeños Jacob y José se "acongojaron" debido a las acciones rebeldes de Lamán y Lemuel (1 Nefi 18:19). Pero más adelante, Lehi prometió a sus jóvenes hijos que "vivirá[n] en seguridad con [su] hermano Nefi; y [sus] días se emplearán al servicio de [su] Dios" (2 Nefi 2:3), haciendo eco de la promesa del Señor a todo Israel (Jacob): "E Israel habitará confiado a solas; la fuente de Jacob estará en tierra de grano y de vino" (Deuteronomio 33:28).4

Por lo tanto, Bowen concluye que "la bendición que Lehi otorgó a Jacob antes de su muerte fue una bendición de protección divina por medio de su hermano Nefi", una promesa que se relaciona con Jacob ocupando su vida al servicio de Dios. 5 Fue cuando él estaba sirviendo a Dios, en su función como sumo sacerdote, que Jacob primero utilizó el título de protector para describir a Nefi y aludió a la promesa que hizo su padre y la extendió a todo el pueblo, que buscaba a Nefi por "seguridad" (2 Nefi 6:2).6 Jacob estaba de nuevo al servicio de Dios, cumpliendo la comisión que recibió de Nefi de registrar las cosas preciosas y sagradas del Señor sobre las planchas menores, cuando él de nuevo se refiere a Nefi como un "gran protector" (Jacob 1:10, cf. vv. 1–4).7

El porqué

Jacob es la única persona en todas las Escrituras que utiliza la palabra protector. 8 Este hecho no solo es interesante debido al significado de su nombre—"Que él (Dios/el Señor) proteja"— sino que también debido a las perspectivas provistas en el afecto personal y admiración que Jacob pudo haber tenido por su hermano mayor. La función de Nefi como protector fue específicamente importante para Jacob. Cuando era un niño, había sufrido abuso a manos de sus hermanos mayores, pero encontró seguridad bajo la protección de su justo hermano Nefi. Tal como Bowen observó: "Nefi no era solo el 'protector' de los nefitas, sino también de Jacob. Bowen continuó:

Tal vez, además de su hermano menor José, nadie dependió o se benefició de la protección de Nefi más que el mismo Jacob. El hermano de Jacob, Nefi, se convirtió en el cumplimiento de la esperanza homónima de Lehi y Saríah—"Que él (Dios/el Señor) proteja". El mismo Nefi constituyó el medio de protección por parte del Señor a Jacob, José y otros miembros fieles del clan lehita-ismaelitas. 9

Nefi era un gran protector porque entendía que la protección y preservación de los enemigos finalmente resulta por confiar en el Señor y no por el brazo de la carne (2 Nefi 4:17-34). En las historias posteriores, los nefitas del Libro de Mormón también comprendieron este principio. Cuando enfrentaron la amenaza de los ladrones de Gadiantón quienes se "protegerían y se preservarían" unos a otros (Helamán 6:21), los nefitas "suplicaron...protección" a su Dios (3 Nefi 4:10). Después de que superaron la amenaza de los gadiantones, se regocijaron diciendo:

El Señor conserve a los de su pueblo en rectitud y en santidad de corazón... El Dios de Abraham, y el Dios de Isaac, y el Dios de Jacob proteja a este pueblo en justicia, en tanto que invoque el nombre de su Dios, pidiéndole protección. (3 Nefi 4:29–30)10

Así como los nefitas de antaño, toda persona que requiera la protección del Señor puede pedirla en sus momentos de necesidad. Es cierto que no siempre quita las pruebas y el sufrimiento en esta vida, la expiación de Jesucristo misericordiosamente rodea a todos los que se arrepientan en Sus brazos amorosos y protectores (Alma 34:16).11

Este KnoWhy fue posible gracias a las generosas contribuciones anónimas.

Otras lecturas

Matthew L. Bowen, “Jacob’s Protector”, Interpreter: A Journal of Mormon Scripture 27 (2017): 229–255.

Matthew L. Bowen, “‘And There Wrestled a Man with Him’ (Genesis 32:24): Enos’s Adaptations of the Onomastic Wordplay of Genesis”, Interpreter: A Journal of Mormon Scripture 10 (2014): 151–159.

John A. Tvedtnes y Matthew Roper, “Jacob and Enos: Wrestling before God”, Insights 21, no. 5 (2001): 2–3.

  • 1. a. b. Véase Matthew L. Bowen, “Jacob’s Protector”, Interpreter: A Journal of Mormon Scripture 27 (2017): 230–232. Para conocer la definición del nombre Jacob, véase Ludwig Koehler y Walter Baumgartner, The Hebrew and Aramaic Lexicon of the Old Testament, study ed., trans. M. E. J. Richardson (Boston, MA: Brill, 2001), 422 (para conocer la raíz del verbo, véase p. 872). Véase también “Jacob,” en Book of Mormon Onomasticon, en línea en https://onoma.lib.byu.edu/index.php/JACOB.
  • 3. Bowen, “Jacob’s Protector”, 234.
  • 4. Véase Bowen, “Jacob’s Protector”, 234–236. Según David Noel Freedman, el texto hebreo de Deuteronomio 33:28 en realidad tiene el nombre Jacob-El, que indica el significado completo del nombre, "Que Dios (El) proteja". Freedman traduce estas líneas: “Israel habita en seguridad; Solo, Jacob-El se establece. Véase D. N. Freedman, “The Original Name of Jacob”, Israel Exploration Journal 13, no. 2 (1963): 125–126.
  • 5. Véase Bowen, “Jacob’s Protector”, 235.
  • 6. Véase Bowen, “Jacob’s Protector”, 236–238.
  • 7. Véase Bowen, “Jacob’s Protector”, 238–239.
  • 8. Véase Bowen, “Jacob’s Protector”, 236. Tal como Bowen señala (véase p. 236 n. 18), la palabra protección aparece en Deuteronomio 32:38, pero él sugiere que el término hebreo aquí se traduce mejor como "escondite" o "lugar de refugio". Protección también aparece en 3 Nefi 4, como lo menciona Bowen en pp. 252–253. La palabra protección aparece en otra parte del Libro de Mormón (por ejemplo Helamán 6:21, véase p. 251 de los documentos de Bowen), pero en ningún otro lado aparece el término "protección".
  • 9. Bowen, “Jacob’s Protector”, 238.
  • 10. Véase Bowen, “Jacob’s Protector”, 249–254 para conocer más sobre el uso de juegos de palabras en los términos robar, usurpar y proteger, todas las cuales vienen de un sonido similar y se relacionan estrechamente con raíces hebreas y cada una de las cuales juega con el nombre Jacob en la Biblia hebrea.
  • 11. Bowen, “Jacob’s Protector”, 239–248 discute las raíces verbales hebreas detrás de los términos rodear o abrazar y el sonido similar al nombre Jacob.